Skip to main content

Arquidiócesis

Comedor solidario brinda esperanza a los ancianos de Pintag

Quito, 6 de septiembre de 2022

José Colmenárez

Cientos de pobladores del área rural de la comunidad de Pintag viven del empleo informal y la agricultura. Muchos de ellos, especialmente los ancianos, se han quedado sin sustento a causa de la pandemia de la COVID-19. La solidaridad surge como un bálsamo de esperanza gracias a la solidaridad de los fieles de la Parroquia San Jerónimo de Pintag.

Así lo dio a conocer el P. Franklin Cuenca, Párroco del lugar y quién mencionó que la pandemia ha dejado a familias, especialmente a los ancianos sin el sustento diario. Es por ello, que la comunidad parroquial ha intensificado las ayudas sociales y ofrecen almuerzos gracias un “comedor solidario” que se sostiene con la ayuda de los moradores.

Recalcó que la pastoral social se inició en la parroquia hace ocho años y con la pandemia han comenzado otros proyectos que buscan dignificar la vida de los adultos mayores. Añadió que actualmente se está trabajando en la adecuación de un espacio más grande para poder seguir ofreciendo almuerzos y ayudas técnicas a muchos más ancianos y niños de escasos recursos.

El P. Franklin manifestó que el “comedor solidario” atiende a 35 ancianos que muchas veces son acompañados por niños con carencias sociales y económicas. “Luego de la comida les entregamos canastas alimenticias, medicinas, ropas, etc.”

Por otro lado, apuntó que la pastoral social también atiende a familias necesitadas con 60 canastas alimenticias mensuales, al igual que, con acompañamiento espiritual y con vestimentas según las necesidades que cada familia presente.

Finalmente agregó que este proyecto que brinda esperanza a los más necesitados y vulnerables, se lo hace gracias a la generosidad de los moradores y al apoyo de los ocho voluntarios del movimiento Juan XXIII que trabajan día a día sin descanso. “A todos ustedes un Dios les pague por este trabajo tan gratificante para todos nosotros”, concluyó.