Skip to main content

Arquidiócesis

En medio de la emergencia sanitaria, 847 niños y jóvenes celebrarán sus sacramentos en Machachi

Quito, 22 de junio de 2021

Steven Carpio y Michelle Villagómez

Reporteros Parroquiales

En el mes de junio iniciaron las celebraciones de los sacramentos en la Arquidiócesis de Quito. Es así como en la parroquia Santiago Apóstol de Machachi, el párroco, el P. Diego Tanicuchí y el vicario parroquial, P. Luis Portilla han acompañado el proceso de formación de 847 catequizandos que realizarán en este año el sacramento de Primera Comunión y Confirmación, respectivamente, en los meses de junio y julio.

Para su celebración se dividió a los niños y jóvenes en 34 grupos integrado por aproximadamente 25 integrantes cada uno.

Durante la preparación cambiaron las condiciones debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus. Esto representó un reto, no solo para los niños y jóvenes, sino también para alrededor de 100 catequistas que estuvieron encargados del proceso. Cambiaron a modalidad virtual diseñando estrategias como: cantos, manualidades con material reciclable, diapositivas, videos, adivinanzas.

Elizabeth Pérez, una de las catequistas, comenta que se capacitaron de manera mensual para manejar plataformas como Zoom, Teams, WordWall con el objetivo de desarrollar clases interactivas.

Los padres de familia también jugaron un papel fundamental, pues se convirtieron en el soporte y apoyo ante esta nueva modalidad de formación. Una madre de familia de Primera Comunión manifestó que lo más importante es que su hija entienda el verdadero significado del sacramento.

En lo que se refiere a la celebración del sacramento, debido a la emergencia sanitaria, se aplicará restricciones, como el cercado del atrio y la prohibición del ingreso de fotógrafos para respetar el aforo permitido.

Para la Primera Comunión, cada niño entrará únicamente con sus padres y en el caso de la confirmación se permitirá el ingreso del padrino.  Así también con el objetivo de dar cumplimiento con el COE Nacional los padres de familia firmarán un acta donde se comprometen a no realizar reuniones sociales para evitar la propagación del virus.

Deseamos que los niños que recibirán los Sacramentos se sientan alimentados por el Cuerpo de Cristo y fortalecidos por el Espíritu Santo.