Skip to main content

Arquidiócesis

La Parroquia de San Sebastián construye puentes de solidaridad

Quito, 1º de agosto de 2022

José Colmenárez

La Parroquia de San Sebastián que se ubica en el Centro Histórico de Quito y donde también se encuentra el Santuario del “Señor de la Justicia”, ha intensificado sus esfuerzos para atender la crisis humanitaria que viven los migrantes venezolanos y cubanos en los sectores de El Panecillo, 4 de Junio, La Victoria y La Isla. 

El P. Fabián Camayo, o.cc.ss, párroco y rector del Santuario, mencionó que la pastoral social, ante una presencia enorme de hermanos migrantes en el Centro Histórico, han activado distintos planes de contingencia para atender las necesidades de estas personas que se encuentran en situación de calle y de otros que transitan por el lugar esperando poder viajar a países vecinos.

Recalcó que, pese a que en la parroquia no existe la pastoral social Cáritas, si hay una iniciativa y un gran compromiso de los fieles y de los grupos de apostolados, "que buscan siempre atender y ayudar a las personas necesitadas". Este trabajo también lo hacen con la colaboración de las Hermanas Corredentoras y miembros de las “Familias con Cristo”

Añadió que gracias a la colaboración de los moradores y de otras personas que visitan el santuario, se logra poder adquirir colchones, víveres, ropa, medicinas y otras ayudas técnicas que son entregadas semanalmente, al menos a 30 personas que acuden al lugar.

Además destacó que, en tiempos fuertes como la Semana Santa y la Navidad, se realizan otras actividades donde se hace una mayor convocatoria, para atender las necesidades no sólo de los migrantes, sino también de otras personas que viven pobreza extrema en los diecinueve barrios de la parroquia, “hemos llegado a atender a más de 500 personas”, dijo el P. Fabián Camayo.

Finalmente agregó que la parroquia busca siempre “construir puentes de solidaridad” y gracias a los benefactores del barrio y los peregrinos que acuden al santuario, pueden alegrar los corazones de quienes dejan sus países buscando una mejor calidad de vida.