Skip to main content

Arquidiócesis

Misa de Envío: Los jóvenes de Quito, comprometidos de ir a sembrar la semilla del Evangelio en Loja durante la JNJ

Quito, 19 de septiembre de 2022

José Colmenárez / Fotos: cortesía

El sábado 17 de septiembre se llevó a cabo en la Basílica del Voto Nacional una Misa de Envío presidida por el Arzobispo de Quito, Mons. Alfredo José Espinoza Mateus, sdb, en compañía de cientos de jóvenes que participarán de la VI Jornada Nacional de la Juventud (JNJ) en Loja del 23 al 25 de septiembre de este año.

Antes de la Misa, los jóvenes se reunieron el Colegio Cardenal De La Torre de las Madres Oblatas ubicado frente a la Basílica, donde se realizó una gran “fiesta de envío”, llena de colores, testimonios, música y danzas, todo esto, como punto de partida de estos jóvenes que irán a Loja a continuar sembrando la semilla del Evangelio.

“Quiero detenerme en la semilla, sabiendo bien que la semilla es la Palabra de Dios”, es el mensaje que ha dejado el Arzobispo de Quito a los cientos de muchachos.  

“Les invito a pensar un poco más allá acerca de cómo podemos especificar esa semilla que es la Palabra de Dios. ¿Qué semilla ha llegado a tu vida?”, dijo el Sr. Arzobispo, al mismo tiempo que, iba dirigiéndose a cada uno de los jóvenes de forma personal y a cara a cara con mucho de ellos.

“Creo que ha sido sembrada en tu vida de joven la semilla de la alegría y de la vida. Tu vida es un regalo de Dios, no la puedes desperdiciar, tienes que darle sentido cada día. Y en esa vida joven de pocos años, debes encontrar la verdadera alegría, que no viene de lo pasajero, de lo efímero, de lo que te puede dar placer un momento, sino que viene de algo mucho más profundo que tienes que ir descubriendo tú mismo”, resaltó.

Mons. Alfredo Espinoza invitó a los jóvenes a no distraerse con las “voces del mundo”. “Que esas voces y tanta bulla a tu alrededor no te impidan que fructifique en tu vida la semilla. Mira a tu corazón, no mires solamente al celular, que es también una gran voz que te impide escuchar la verdadera voz de Dios”.

“Y al regresar de Loja recuerda que tienes un compromiso para hacer de esta Arquidiócesis de Quito, una Iglesia con rostro joven. Este Obispo cree en ustedes, espera de ustedes y confía en ustedes. Trabajemos juntos, les doy mi corazón, siempre joven, para hacer de Quito una Iglesia con compromiso juvenil”, concluyó.