Skip to main content

Iglesia y Sociedad

Conferencia Episcopal Ecuatoriana invita a los ciudadanos a votar con responsabilidad y conciencia

Quito, 06 de enero de 2021

José Colmenárez.-

El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoria (CEE) a través de una rueda de prensa, presentó este martes 05 de enero, un documento llamado “Responsabilidad Política”, donde invitan a los ecuatorianos, de cara a los comicios electorales del 07 de febrero, a ejercer el derecho al voto de forma “consiente y responsable”.

Los obispos pidieron a los políticos a “hablar con claridad y sin reservas sobre las acciones y las medidas concretas para hacer realidad sus ofrecimientos de campaña electoral, buscando el bien para todos, especialmente de los marginados, los niños, los jóvenes, las mujeres, los migrantes y los adultos mayores, sin revanchismos ni sectarismos”.

El Arzobispo de Guayaquil y presidente de la CEE, Mons. Luis Cabrera, OFM, destacó la importancia de elegir a los mejores representantes el domingo 7 de febrero, y comprometió a los candidatos a que digan no solo qué harán sino cómo concretarán sus proyectos y con qué dinero.

Mientras tanto, el Arzobispo de Quito y vicepresidente de la CEE, Mons. Alfredo José Espinoza, SDB, recalcó que el documento orienta a la sociedad en principios y valores.

Pidió a los jóvenes en Ecuador a votar de forma consiente y madura.

“Exhortamos a la participación de los jóvenes con un voto consiente, maduro, responsable, y pensado”, indicó antes de subrayar que a la «gran fuerza joven en los partidos políticos toca saber orientar”.

1. Valor de la política

Desde que el Verbo Eterno se hizo carne y habitó entre nosotros, toda realidad humana, ya sea personal, familiar, social, política, económica o cultural, es fundamental en la vida de los cristianos. La fe cristiana, de este modo, no puede vivirse únicamente en el espacio de lo privado y de lo individual, sino que tiene una exigencia de servicio, de donde sí, de compromiso y de transformación de la sociedad.

La participación de todos los ecuatorianos en un estado democrático, por su parte, es una obligación ciudadana que nos compromete a opinar y a decidir “en la vida política, cívica y comunitaria del país, de manera honesta y transparente”.

2. Importancia de los partidos políticos

En democracia, los partidos y los movimientos políticos son los intermediarios entre las legítimas aspiraciones de todos los actores sociales y el Estado; y también los responsables de informar y educar a los ciudadanos en el entendimiento de la realidad nacional. Esta responsabilidad les obliga a contar con un programa ideológico y una clara organización que los identifique, recordando que ninguna opción política representa todos los valores humanos y cristianos, o tiene la solución a todos los complejos problemas que la realidad presenta.

Cuando los partidos y los movimientos políticos centran sus actividades, exclusivamente, en la participación electoral, haciendo caso omiso de las justas aspiraciones de los ciudadanos más vulnerables, caen en un populismo que oferta propuestas basadas en el engaño, con lo cual contribuyen al desprestigio y al rechazo ciudadano de la acción y compromiso político.

3. Responsabilidad de los políticos

Los políticos, en su condición de candidatos, o como dirigentes de partidos y movimientos, tienen la responsabilidad ética de ofrecer soluciones que respondan a las necesidades de la población, libres de toda forma de demagogia que atenta contra la verdad y la justicia.

Los candidatos están llamados a hablar con claridad y sin reservas sobre las acciones y las medidas concretas para hacer realidad sus ofrecimientos de campaña electoral, buscando el bien para todos, especialmente de los marginados, los niños, los jóvenes, las mujeres, los migrantes y los adultos mayores, sin revanchismos ni sectarismos. Aquellos que sean electos, por lo tanto, deberán gobernar para el Ecuador entero, en diálogo, respeto y colaboración con todos los sectores de la sociedad.

4. Responsabilidad ciudadana

Como ciudadanos conscientes y responsables, tenemos el derecho y el deber de elegir bien a los representantes y gestores de nuestro futuro. Con nuestro voto hacemos historia y generamos progreso o retroceso, empleo o desempleo, seguridad o inseguridad, honestidad o corrupción, justicia o impunidad.

Un voto que responda fundamentalmente a nuestros valores, a nuestros sueños, a nuestra fe, siempre en el marco del respeto a quien piensa diferente y sin que por ello sea considerado enemigo. Desde esta perspectiva, animamos particularmente a los jóvenes a ejercer en conciencia y responsabilidad su derecho y deber de votar por los candidatos que tengan en cuenta las necesidades de nuestro pueblo por encima de sus propios intereses o conveniencias.

Esta conciencia cívica nos compromete a discernir y a elegir los planes y programas que indiquen, con claridad y realismo, cómo enfrentar la crisis actual desde unos principios éticos y morales que respeten los derechos humanos, como a la vida en todas sus expresiones, a la libertad personal, social y religiosa, a la equidad, a la igualdad de oportunidades, al trabajo, a la salud y a la educación. (I)

DESCARGUE EL DOCUMENTO HACIENDO CLIC AQUÍ