Skip to main content

Iglesia y Sociedad

“Que quienes triunfen tengan la valentía de borrar de su lenguaje y de su corazón todo ápice de venganza o de revanchismo”

Quito, 08 de febrero de 2021

José Colmenarez

A propósito de las Elecciones Generales que se celebraron en el país el domingo 07 de febrero, El Consejo de Presidencia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, a través de un comunicado, pidieron a las autoridades electorales “respetar la voluntad del pueblo”.

Esto luego de que se anunciara la participación del más del 70 porciento de los 13 millones de electores habilitados para estas elecciones. Con el 97,56 porciento del escrutinio nacional, el candidato Andrés Arauz se mantiene en primer lugar con un 32,20 porciento, mientras que la disputa por el segundo lugar la mantienen los candidatos Yaku Pérez con el 19,80 porciento y Guillermo Lasso con el 19,60 porciento.

Con estos porcentajes, los dos candidatos esperan participar de la segunda vuelta electoral, que el CNE realizará el próximo 11 de abril.

Ante esto, los Obispos del Ecuador a través del comunicado que fue difundido por los canales oficiales de la CEE, pidieron a las fuerzas políticas a “contribuir activamente en el diálogo y a la concertación”.

“Después de una intensa jornada electoral, que ha contado con la masiva participación de la ciudadanía, nos alegramos por esta expresión de madurez cívica. Con su voto, cada uno de nosotros ha manifestado sus sueños y aspiraciones”, dice parte del comunicado.

Ante los resultados anunciados por el CNE, los obispos exhortaron a los candidatos, a sus simpatizantes y a la ciudadanía en general, “a esperar con serenidad los resultados y a aceptarlos con espíritu democrático”.

“Es hora de la paz, de la reconciliación y de la fraternidad; de la mano tendida, del respeto y de la escucha con el corazón abierto. Es el momento de la firmeza en las propias convicciones libre de violencia o exclusión. Es el tiempo de la certeza de que un Ecuador con hermanos es un país con futuro”, resaltaron.  

“Que quienes triunfen tengan la valentía de borrar de su lenguaje y de su corazón todo ápice de venganza o de revanchismo. Que quienes pierdan tengan la decencia de reconocer su derrota y de poner al servicio de la Patria sus ideas y su inteligencia”, añadieron.

Los obispos resalaron que continuarán defendiendo “la primacía del ser humano ante toda forma de totalitarismo sea político o económico” y levantarán la voz para denunciar – como dice el Papa Francisco en su encíclica Fratelli Tutti - “el desprecio de los débiles que puede esconderse en formas populistas, que los utilizan demagógicamente para sus fines, o en formas liberales al servicio de los intereses económicos de los poderosos”