Skip to main content

Vaticano y el mundo

Nuncio Apostólico aseguró que con las palabras del Papa Francisco en favor del “tema de la ley civil de convivencia” ha habido una “manipulación mediática”

Quito, 26 de octubre de 2020

José Colmenárez.-

El Nuncio Apostólico en el Ecuador, Mons. Andrés Carrascosa Coso, consideró que las declaraciones que se han atribuido al Papa Francisco a favor del matrimonio homosexual no corresponden a la realidad de su pensamiento.

El representante del Papa, en una entrevista para la televisión Canal TVN, de Ibarra (Ecuador), añadió que la descontextualización del mensaje original de Francisco por parte de algunos medios de comunicación social ha sido “una manipulación mediática”, puesto que "ni para la Iglesia ni para el Papa Francisco la aprobación del matrimonio homosexual es aceptable; es más, es contrario a la naturaleza”.

Explicó que Evgeny Afineevsky, afirmó falsamente que se trataba de una entrevista concedida a él por el Papa, y hace una oración con trozos de cuatro frases de la entrevista del Papa a Valentina Alazraki, de México, de hace unos años, sobre ¿qué hace una familia con un hijo homosexual? Y¿se puede ir a la Iglesia?, "El Papa dice: «Nadie puede ser echado de una familia». Manifiesta una empatía enorme. «Son hijos de Dios, necesitan ser parte de una familia»".

En la misma frase del documental “Francesco” agregó otra cuestión en la que el Papa afirmaba que “hay que hacer una ley de convivencia civil”, como se discutió hace años en Argentina.

Agregó que en ese documental "El Papa la había propuesto para que parejas del mismo sexo, homosexuales o no, pudieran tener derechos ante la ley, como heredar, visitarse en el hospital, etc.. Pero el autor del documental corta lo que el Papa dice en la frase siguiente «que eso no justifica de ninguna manera el matrimonio homosexual»”.

Finalmente Mons. Carrascosa aseguró que "queda claro que el Papa Francisco ha sido manipulado y que nunca se ha posicionado en contra de la Doctrina de la Iglesia, que está escrita en el Catecismo de la Iglesia Católica en los numerales 2357,2358 y 2359".